martes, 6 de abril de 2021

Cambios en los hábitos de consumo desde la pandemia

La pandemia ha promovido muchos cambios inesperados que influyen en los hábitos de consumo. Algunos procesos tecnológicos que estaban en pleno auge, comenzaron a expandirse de forma acelerada debido a las necesidades inmediatas de los consumidores. También hay actividades comerciales que se incrementaron ampliamente debido a la pandemia. 

Entre los principales cambios se puede mencionar el teletrabajo. El confinamiento social por el COVID-19 causó un aumento de usuarios que trabajan a distancia desde los dispositivos digitales. Otro de los cambios importantes es la alta demanda del servicio a domicilio en el sector de hostelería y farmacia, por ejemplo.

Al mismo tiempo, los emprendedores aprovechan las nuevas demandas para crear negocios con ayuda de préstamos sin requisitos. Estos procesos influyen considerablemente en los nuevos estilos de vida y hábitos de consumo en la población. 

Y es que el impacto de la crisis sanitaria, los efectos económicos y el confinamiento producen variados comportamientos en el mercado y el consumidor. La importancia de adquirir determinados productos y servicios hace que ciertos sectores se desarrollen al máximo. Aunque, otros sectores se ven muy afectados por la baja demanda, despidos y pocos ingresos.

cambios en los habitos de consumo

¿Cuáles cambios se han generado en los consumidores?

Los efectos económicos y sociales del COVID-19 hacen que ciertos sectores del mercado ofrezcan los productos y servicios demandados por los consumidores. La llegada del virus acentúa exigencias y necesidades inmediatas que deben cubrirse obligatoriamente. Son comportamientos que surgen por el estado de alarma y los cuidados preventivos recomendados. 

El consumo de productos de limpieza e higiene es una de las primeras necesidades. Es un gasto real que no puede contenerse porque asegura protección ante el virus, así que las ventas de estos productos han creciendo exponencialmente.

Otro sector que evoluciona en medio de la pandemia es la industria alimentaria, donde los consumidores compran más alimentos para subsistir durante el confinamiento. Pero, los drásticos problemas financieros y la incertidumbre económica se siguen extendiendo en las familias. Resulta muy complicado adquirir los productos necesarios para cuidarse del coronavirus.

La crisis impacta en cada sector de manera distinta. A los hogares no les permite cubrir todos los gastos emergentes y necesarios, por eso muchas familias recurren a una solución efectiva: los préstamos online.  En comparación, en las empresas afecta la inversión y las ganancias que mejoran si el negocio se adapta al nuevo estilo de consumo. Los cambios generales que se propician por la pandemia son los siguientes: 

Poder adquisitivo 

La caída del consumo en los hogares es una consecuencia grave de la pandemia. Las medidas de protección para evitar el contagio del COVID-19 afectan a la economía de España y del mundo. Los ingresos disponibles de las familias están por debajo de lo mínimo, lo cual reduce el poder adquisitivo.

Según las estadísticas de enero de 2020, el indicador económico de los consumidores estaba en 87,2 puntos. Ahora el índice se sitúa alrededor de los 37 puntos. Esto significa que los consumidores sufren un impacto en las finanzas personales. 

Cuidado de la salud

La preservación de la salud es un aspecto vital en los consumidores para mantenerse lejos y seguros del COVID-19. Antes de la pandemia, se enfocaban en las compras presenciales, viajes, diversión y ocio en lugares públicos, salidas a restaurantes y más.

Eran actividades normales que se han reducido por las medidas de distanciamiento. Ahora, el 70% de los consumidores realizan compras online, disfrutan del ocio en casa, practican el teletrabajo o los estudios online.

La digitalización del consumo

El efecto más importante de la pandemia en la inserción y popularidad de los negocios online. Las compras online son una experiencia que llegó para quedarse en el futuro porque cuenta con muchos beneficios. La revolución tecnológica y el Internet ya suponían un auge de la digitalización del consumo, pero la pandemia mundial representó un rápido impulso.

Los canales de consumo online son cómodos, dinámicos, seguros y eficientes para los clientes porque ahorran tiempo y dinero. Existe un alza del 45% en las ventas de ordenadores donde los usuarios reportan su gran utilidad para las compras durante el distanciamiento social. 

Valor al bienestar

Otra característica en medio de la pandemia es la importancia del bienestar general en el hogar y las empresas. Si bien no es una situación nueva, los consumidores y empresarios tienen mayor conciencia sobre la estabilidad emocional y financiera. No se trata solo de cuidarse del virus y superar la crisis económica, sino de valorar la salud mental y física.

El 73% de los españoles atiende todas las necesidades médicas que se les presenten para impedir cualquier consecuencia negativa. Buscan productos y servicios de calidad, éticos y accesibles. 

¿Los cambios en el consumo se mantendrán? 

Aún no se sabe con certeza si el nuevo estilo de vida en los hábitos de consumo se va a mantener por completo a largo plazo. Tal vez algunos consumidores sostengan el uso de guantes, desinfectantes de manos y limpieza profunda en el hogar. Otros pueden preferir el servicio a domicilio en el futuro. Lo que se recomienda es que siempre se tomen las previsiones adecuadas para el bienestar físico, emocional y económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario